domingo, 14 de enero de 2018

Eres magia


Tú no lo sabes, pero haces magia. Tienes magia dentro. La magia viene de serie con todos los niños cuando nacen, y los adultos se empeñan en romperles la varita con la que transmiten ilusión y amor al mundo. Que alguien me diga, si es capaz, que no es magia poder ver una guitarra en una escoba, que no es magia que cueste tan poquito decir te quiero —incluso a los muñecos—, ¡y sintiéndolo de verdad! Tú no lo sabes, pero eres magia y conviertes en mágico todo lo que tocas. No entiendo por qué los adultos se empecinan en que los niños os adaptéis a nuestras absurdas normas, ¡qué sabremos nosotros de la vida! Nosotros, que siempre tenemos prisa; nosotros, que nunca tenemos tiempo; nosotros, que tenemos tantos prejuicios, tantas manías… Tú no lo sabes, pero tus manitas son mágicas, y cuando te agarras a las mías para protegerte de los monstruos, soy yo la que deja de tener miedo, porque tus poderes disipan todo el mal. Tú no lo sabes, pero tu magia me ha enseñado a ver escaleras donde antes veía murallas, a ver pasadizos secretos donde antes veía oscuridad. Tú no lo sabes…, pero eres magia y la vida es mágica desde que tú estás en ella.

EmeCé Bernal, «Eres magia»