lunes, 29 de agosto de 2016

Ella me curó la infancia (EmeCé Bernal)



Creo que la infancia es un lapso de vida
que dura siempre,

que no se olvida,

pero que es a la vez insondable.

Qué difícil es,

a veces,

volver a aquel breve momento pueril

en el que uno empieza a lidiar con sus monstruos
y va acumulando rotos y lutos.

Qué difícil es pedir ayuda,

qué amarga soledad

y qué miedo franquear el paso

a nuestras profundidades más clandestinas.

Mi infancia no fue fácil,

supe demasiado pronto

que los Reyes Magos no existían,

que un hombre puede hacer tanto bien como mal
y que el daño está a la vuelta de la esquina.

Dicen que yo era un niño jocoso,
que cantaba y contaba chistes,

que entretenía a la familia en las fiestas...

Pero mis fisuras

fueron acorralando cada gesto,
hasta que,

todo yo,

quedé cercado por un tupido velo.

He avanzado con desgarros inconfesables,
me he ahogado en mis miserias,

he sufrido hasta el desequilibrio,

he sido un fraude,
he mentido

y he sacado lo peor de mí.

Me he perdido en cuerpos nocivos,
en palabras lisonjeras

de noches desapacibles,

en los preludios
de las caricias toscas.

Pero después apareció ella
y en una sola luna

me curó la infancia.



EmeCé Bernal, Con vistas a tu interior y al mío